La importancia de la puerta automática en los proyectos arquitectónicos puerta automática

Cuando se lleva a cabo la construcción de un nuevo edificio o se remodela uno ya existente hay que tener en cuenta una serie de aspectos: armonía, funcionalidad, utilidad, comodidad, estética, etc. y todo ello, por supuesto, enfocado a las personas.

Siguiendo las directrices anteriores, creemos que la puerta que cumple los anteriores aspectos es, sin duda, la automática.

Las ventajas de instalar una puerta automática

A continuación, te explicamos por qué consideramos la puerta automática como una mejora y un avance arquitectónico:

  1. Accesibilidad: gracias a las puertas automáticas, las personas con diversidad funcional y movilidad reducida pueden acceder de manera fácil a cualquier edificio. En ocasiones, los parkings, los supermercados, hoteles, entre otros, cuentan con puertas manuales y, por tanto, dificultan la entrada a todos los públicos. Por ello, el método más cómodo y accesible recae en la instalación de este tipo de puertas.
  2. Higiene: uno de los puntos donde más bacterias se acumulan es en los tiradores de las puertas. Hoy más que nunca, debido a las circunstancias actuales que estamos viviendo por el Covid-19, la forma más higiénica de acceder a los lugares es mediante una puerta automática.
  3. Eficiencia energética: las puertas manuales, muchas veces no se cierran del todo o se dejan abiertas o entreabiertas, por tanto, en esos espacios se escapa mucho calor y, por ende, energía. Sin embargo, a causa del cierre hermético de las puertas automáticas, se eliminan las molestas pérdidas de temperatura, tanto en invierno como en verano.
  4. Seguridad: otro de los puntos clave de estas puertas es la seguridad absoluta que presentan. Por un lado, ofrecen una mayor seguridad que las puertas manuales frente a robos e intrusiones. Por otro, cabe decir que muchas de estas puertas automáticas cuentan con los sistemas conocidos como “anti aplastamiento”, a través del cual se evitan accidentes que puedan dañar las personas, los animales y los coches, si se trata de puertas de garaje automáticas.
  5. Comodidad: como hemos ido mencionando anteriormente, se trata de una puerta muy cómoda. Gracias a la detección del movimiento, las puertas automáticas se abren de manera fácil sin que la persona haga ningún esfuerzo, como sí ocurre con las puertas manuales. Asimismo, las puertas de garaje automáticas cuentan con los conocidos mandos y con tan solo un clic, la puerta se abre de forma sencilla.
  6. Estética: finalmente, no nos podemos olvidar que este modelo de puertas combina muy bien con el diseño general de cualquier edificio.

 

En definitiva, por lo que concierne a todos estos aspectos, podemos afirmar que la instalación de una puerta automática constituye una gran mejora en cualquier proyecto arquitectónico.